martes, 16 de septiembre de 2008

Romance del prisionero

















Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.

(Anónimo, s. XV)

5 comentarios:

613 dijo...

BONITO ROMANCE. ¿LO HA ESCRITO ABEL? ES UN TIPO BASTANTE ANÓNIMO, ¿NO?

La bañera que vino desde Arganda dijo...

Querida 613:

Es un romance anónimo que lo podría, efectivamente, haber escrito un Abel del Medievo.

Nuestro querido maestro J. A. está convencido de que una clave se esconde en él; y se desvelaría si supiéramos responder a las siguientes preguntas:

¿Quién es el preso en Prisionero en Mayo? ¿Quién la avecilla? ¿Quién el ballestero? ¿Por qué la mató?

Se admiten apuestas.

613 dijo...

Hay van unas opciones:
El prisionero en mayo es evidentememte Abel.
La avecilla es su libertad o voluntad de ser libre.
El ballestero es Maddock (no me acuerdo cómo se escribe) al mismo tiempo que instigador del avecilla.
El por qué; por el placer que implica poder hacerlo; manipular, otorgar y quitar a su antojo. Diversión, atención, vida.
No hay porqué divinizar sus intenciones, son vanales y simples como los sentimientos absolutos, en estado puro.

Anónimo dijo...

hala, vivan los poemas y los cuadros de los otros

Vuelta de Tuerca dijo...

¡Oh, sí!

¿Cuál es el problema, amigo?